El diablo anda suelto en Morelos, una crónica de Adriana Estrada Cajigal

Adriana Estrada Cajigal +

Los habitantes de los pueblos chicos son los que mejor conservan las tradiciones, costumbres y pensamientos de antaño.

Cuernavaca tiene relativamente poco tiempo de ser grande y ya comienza a perder su identidad.

La fiesta del Pericón era una de las que mas arraigo tenia en nuestra ciudad. El 28 de septiembre casi todos los habitantes de Cuernavaca subían a las lomas vecinas a cortar estas flores amarillas para hacer ramos y cruces con ellas.

Había concursos de papalotes y bailables, se elegía una reina de la fiesta  y se pasaba un precioso día de campo en las lomas, que ahora son la colonia Miraval y la calle de Pericón.

El origen de esta fiesta es antiquísima, era la flor de la diosa Xilonen,la diosa de los elotes tiernos, y se ponían ramos de estas flores en las milpas para ahuyentar ciertas plagas.
Con la llegada de los españoles la fe ancestral de nuestra tierra se une a la nueva fe, la fiesta sigue y se transforma.

San Miguel anda ocupado, se toma sus copitas… y pues no controla
bien al diablo.

Todos nosotros en Cuernavaca hemos visto las puertas de las casas y hasta los coches adornados con cruces de estas flores al amanecer el 29 de septiembre, el día de san Miguel pues se dice que ese día el diablo anda suelto.

La flor del pericón tiene muchos usos medicinales, pero el mas definido
es que es un potente desinfectante, desodoriza los cuartos de los enfermos, cura el paludismo, y tiene muchos usos mas.
No solo en Cuernavaca sino también en casi todo el estado aparecen los campos de siembra y las cercas adornadas con estas cruces.

A mí siempre me  extraño que se dijera que el mero día de san Miguel,su vencedor, el diablo anduviera suelto. 

Un día platicando con un anciano de uno de esos pueblos que ya son parte de Cuernavaca, le pregunte por qué se decía esto y me contesto muy serio, pero con un destello en los ojos: «Es que, como es su fiesta, San Miguel anda ocupado, se toma sus copitas… y pues no controla bien al diablo como otras veces».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *